domingo, 6 de octubre de 2019

La metafísica


Nuestra consciencia es producto de la evolución de la materia, o la materia es producto de la consciencia, que la creó para manifestarse en el mundo físico?



Metafísica: Meta significa más allá. Lo físico no lo es todo, la materia no lo es todo, y aquellos que piensan que la materia lo es todo se muestran satisfechos con la circunferencia de la vida. No dejarán de moverse en círculo, pero jamás llegarán a casa, porque el hogar existe en el centro.

La metafísica significa llegar al hogar, saber que sois conciencia, que toda la existencia está llena de conciencia, que esta no es un efecto secundario de la materia. No lo es. La materia solo es el cuerpo de la conciencia -su ropa, su cobijo, su morada, su templo-, pero la deidad es la conciencia. Y el templo está creado para la deidad, no al revés. La materia existe porque la conciencia existe, no al contrario.

La materia es conciencia dormida; la conciencia es materia despierta. En última instancia solo hay una cosa... llamadlo x, y, z, o Dios o verdad, lo que deseéis. En última instancia solo hay una cosa, pero esa cosa puede tener dos estados: uno de sueño y uno de vigilia. Cuando la materia se vuelve consciente de sí misma, es conciencia. Cuando la conciencia se olvida de sí misma, es materia.

De modo que aquellos que creen que la materia lo es todo, permanecen dormidos. Y sus vidas no dejan de moverse a ciegas en la oscuridad. Jamás saben qué es la luz, jamás llegan al amanecer. Y, por supuesto, en la oscuridad tropiezan mucho y, se hieren a sí mismos v a otros, y toda su vida consiste únicamente en conflicto, fricción, violencia y guerra. Nunca llegan a saber qué es el amor, porque el amor solo es posible cuando se está lleno de luz.

La metafísica es una especie de dulce sabiduría. La lógica es amarga, pendenciera; los filósofos no paran de pelear. El hombre que ha llegado a conocerse a sí mismo es dulce... su sola presencia es como la miel.

-Osho

ψ DC

sábado, 6 de julio de 2019

Logan



Siento una tristeza que nunca sentí por un personaje de ficción. Es que murió mi único y gran super héroe, James Howlett, Logan, Wolverine.



No me gustan las películas de super héroes, me parecen básicas, extremadamente dualistas, idealistas y aburridas, pero, como toda regla debe tener su excepción, me encantan las películas de los X-Men.

Los conocí a mediados de los 90's, siendo ya "grande" para ver "dibujitos" (tenía cerca de 20 años), es decir, los conocí no de los comics (que aparecieron en septiembre de 1963), sino de la serie animada para tv (1992-1997). Inmediatamente Wolverine ("Guepardo", según el mal doblaje latino) se convirtió en mi personaje favorito.




Corría el año 1998, y estando en Córdoba parando en una pensión estudiantil, un mendocino (nerd como yo) me contaba que se estaba por filmar la película de los X-Men! Que emoción! (Según el había escuchado, Silvester Stallone sería el actor encargado de personificar a Wolverine. Y Schwarzenegger a Apocalipsis o Coloso, no recuerdo bien. POR SUERTE SE EQUIVOCÓ)


Así llegó el año 2000 y los X-Men llegaron al cine. Gran presupuesto, grandes actores, gran historia. Mucho mejor -para mí gusto- que cualquier simple película de Super Héroes. No fue una película simplista, básica, superficial, como lo suelen ser las de género. Y el actor que encarnó a mi superhéroe preferido de todos los tiempos, no podía ser mejor. El genio y gran actor Hugh Jackman le dio vida al mítico Wolverine.


Que característica tiene este super héroe? Poder de regeneración inmediata (se recupera de cualquier daño físico), sentidos, fuerza, agilidad y resistencia sobrehumana, garras retráctiles. Debido a su poder de curación, fue sometido (por los "malos", queriendo crear un tipo de soldado llamado "Arma X") a una operación mediante la cual revistieron su esqueleto y garras de un metal llamado "adamantium", el cual es prácticamente indestructible. También, debido a su poder de curación, se mantiene prácticamente joven a pesar de tener casi 200 años (nació a principios del siglo 19).



Que es lo que genera tanta tristeza? Los X-Men eran símbolo de poder, fastuosidad, grandiosidad. Estaban muy por encima de los simples mortales, no sólo por sus poderes, sino además por su ciencia y tecnología. La mansión del profesor Charles Xavier, está colmada de la tecnología más de avanzada que pueda pensarse. Y estos héroes, si quisieran, podrían destruir el mundo así como salvarlo, cosa que han hecho muchas veces.



Y así, después de años y cientos de aventuras, llegamos al año 2029, momento en el cual, después de tantas increíbles historias, los mutantes están casi todos muertos en el mundo. De los famosos X-Men sólo quedan un nonagenario, deteriorado y enfermo profesor Charles Xavier y un viejo y cansado Logan, que al parecer ha perdido casi todo su poder de regeneración y curación, se ha vuelto alcohólico, y tiene muchos deseos de morir.



Es tristísimo ver al otrora todopoderoso profesor X viejo, decrépito, casi senil y pobre. Ese líder mutante que podía, si quería, dominar al mundo, le pide "ayuda para hacer pi-pi" a Logan. Y es igual de triste ver al imponente Wolverine, que no temblaba en enfrentar a los mutantes más poderosos del mundo, capaces de volar, dominar el metal, teletransportarse, con fuerza para demoler edificios y el poder que se pueda imaginar, peleando y siendo derribado por seis vagos, rengueando, tosiendo o teniendo que usar anteojos para poder leer.  Al final, solos, viejos y cansados, mueren los dos últimos mutantes y superheroes, y a mí, se me rompió el corazón.

-------------------------------------------------------------------------------





Y este fue mi humilde homenaje a los mejores super héroes que han existido. Y, sobretodo, al mejor de todos ellos, James Howlett, Logan, Wolverine. Gracias también Hugh Jackman por tus 9 películas, de 2000 a 2017. Fuiste, sos y serás el mejor por siempre!











domingo, 30 de junio de 2019

Seis frases


Quisiera compartir seis frases de las de mayor sabiduría que leí. Pertenecen al sabio chino Lao-Tse.


Cantar no es más sagrado que escuchar el murmullo del arroyo, pasar entre tus dedos las cuentas de un rosario no es más sagrado que respirar, vestir hábitos religiosos no es más espiritual que usar ropa de trabajo.


Si te la pasas rindiendo culto a deidades y a instituciones religiosas como si fueran la fuente de la verdad sutil, colocarás intermediarios entre lo divino y tú y acabarás siendo un mendigo que busca afuera lo que abunda en el interior de su corazón.



Las técnicas contemplativas que conducen a la inmortalidad y a la Iluminación, sólo pueden ser comprendidas por los que han roto los lazos que los conectan con el espeso reino mundano de la dualidad y de los dogmas.



No traces una línea entre lo que es espiritual y lo que no lo es. Si separas tu vida espiritual de tu vida ordinaria, no estarás en el Sendero.


La suprema verdad no puede expresarse con palabras. Por eso, el verdadero maestro no tiene nada que decir y, simplemente, sin preocuparse, se da a sí mismo en el servicio que presta.


Las enseñanzas del Maestro no son la medicina; son sólo la receta. El mentor no te lleva a tu destino, sólo te da el mapa que te servirá de guía para que lo encuentres.



ψ DC

domingo, 3 de febrero de 2019

Masa versus individuos


"Creo que se tiende a exagerar la importancia del Estado. Todos pensamos que un país depende de su gobierno; y quizá los gobiernos no sean tan importantes, quizá lo importante sea cada individuo, cada modo de vivir"
-Jorge Luis Borges

Borges lo entendió todo. El día que entendamos que el cambio viene de adentro, y no de un "mesías" con -siempre- aires de caudillo o dictador, vamos a crecer como pueblo.

El día que dejemos de repetir "consignas" como manada, dejemos de masificarnos como descerebrados, y empecemos a generar consciencia PROPIA, sin tener que usar un pañuelito o una pulserita, sin pedirle a "papá estado" que nos solucione los problemas, ESE día vamos a ser un país en serio.

Hasta entonces, seguiremos siendo una masa de imbéciles manejada, siempre, por un par de vivos.

lunes, 14 de enero de 2019

La noche oscura del alma


Todos anhelamos (al menos a los que nos interesa la espiritualidad) un estado elevado de consciencia, el Nirvana, la Iluminación, como es llamada en oriente. Y pensamos que es algo de enorme gozo, la dicha misma, lo cual debe ser cierto, pero lo que muchas veces ignoramos es que entrar en ese estado, no es tan "lindo", sino que es una experiencia que produce miedo, casi terror. Y es que el cambio siempre da miedo, aun cuando sea para mejor. (Que siempre lo es)

“Dicen que antes de entrar en el mar, EL RÍO tiembla de miedo... mira para atrás, para todo el día recorrido, para las cumbres y las montañas, para el largo y sinuoso camino que atravesó entre selvas y pueblos, y ve hacia adelante un océano tan extenso, que entrar en él es nada más que desaparecer para siempre. Pero no existe otra manera. El río no puede volver. Nadie puede volver. Volver es imposible en la existencia. El río precisa arriesgarse y entrar al océano. Solamente al entrar en él, el miedo desaparecerá, porque apenas en ese momento, sabrá que no se trata de desaparecer en él, sino volverse océano.” (Khalil Gilbran)

ψ DC

miércoles, 23 de mayo de 2018

El arte y su conexión con Dios


Don Carl Gustav Jung decía que el artista es el que más cerca y conectado está al Inconsciente colectivo, y, a través de este, al Si-mismo (el Dios de las religiones monoteístas). También Osho dice algo parecido; según él, el poeta está mas cerca de Dios (y la sabiduría) que el filósofo o el científico, que se quedan sólo en el nivel mental. El verdadero artista, a través de su arte, -aunque ni el mismo lo sepa- está accediendo al conocimiento guardado en el Inconsciente colectivo, y por eso es que sus obras pueden verdaderamente tocarnos el alma.


Como lo hace? Haciéndose a un lado, siendo "como una caña de bambú hueca a través de la cual Dios toca su melodía" como dice Osho. Entonces, en realidad, se trata de entrar en un estado de cuasi- inconsciencia, en el cual nos "corremos", siendo como poseídos por una "gracia divina" que actúa por sí misma. Eso debe haber hecho Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Miguel de Cervantes, Shakespeare, Mozart, Beethoven, Boticcelli, Rembrandt, Van Gogh, Picasso, Dali, Einstein, (los científicos también pueden hacer un "arte" de la ciencia), Gardel, Freud, Jung, Chaplin, Welles, Kurosawa, Fellini, Kubrick, Frank Sinatra, Freddy Mercury, Kasparov, Fangio, Senna. 


Si, porque la ciencia y el deporte también pueden ser vividos como un "arte", en realidad TODO puede ser vivido como un arte cuando se hace con totalidad, pasión, amor. Como ejemplos puse a escritores, pintores, cantantes, científicos, directores de cine, un ajedrecista y dos pilotos de Fórmula Uno. Y aunque estos dos parezcan los más "descolocados" en esta nota, quisiera justamente utilizarlos a ellos como ejemplo perfecto de la conexión con Dios (o el Universo, Tao, Si mismo, Vida o como quieran llamarle) a la que se puede llegar mediante un "arte", como puede ser el de la conducción a alta velocidad en este caso:





Por todos los apasionados del deporte motor es conocida la historia de Juan Manuel Fangio y la famosa "hazaña de Nurburgring", la cual se produjo en el año 1957 en el Gran Prix de Alemania, en el cual el quíntuple campeón argentino logró descontarle más de 50 segundos (que había perdido por una mala parada en boxes) en 10 vueltas a sus rivales directos, Mike Hawthorn y Peter Collins de Ferrari, ganándoles la carrera por 3 segundos y medio y consagrándose campeón del mundo por quinta vez. Al respecto de esa carrera Fangio declaró que las curvas que se tomaban en segunda velocidad, las hacía en tercera, las de tercera en cuarta, y así. Dijo que "nunca había pilotado tan rápido como ese día y nunca volvería a hacerlo". 

Podríamos decir: Ok, era un talentoso, pero sólo eso... Bueno, veamos un ejemplo más actual y con la declaración del mismo protagonista, que parece escrita por Jung en su descripción de esa "conexión" de la que hablamos:


El gran Ayrton Senna. Muchas son sus hazañas, pero una de las más notables fue la de la clasificación en el Gran Prix de Mónaco de 1988. En esa ocasión, logró cubrir el trazado del circuito monegazco 1,427 seg. más rápido que su compañero de equipo y principal rival del campeonato, el francés Alain Prost. En la Fórmula Uno, la diferencia normal entre primero y segundo en una clasificación promedio suele ser de 2 o 3 décimas, hasta 5 en algunas, pero un segundo y medio (y a otro piloto con el mismo auto!) es algo fuera de todo lo previsto. Pero lo que más llama la atención no es la enorme diferencia conseguida por el piloto paulista, sino, como dijimos, su posterior declaración, que parece haber sido escrita por el mismo Carl Gustav Jung:


"En Montecarlo me di cuenta de que ya no conducía conscientemente, estaba haciéndolo bajo una especie de "instinto", estaba en una dimensión nueva para mí, como en un túnel, estaba más allá de mi comprensión consciente. ...Tienes un límite, y tan pronto llegas a ese límite, algo pasa y de repente puedes ir más allá. Nunca volví a alcanzar ese estado otra vez".


No se pierdan escuchar esa tremenda experiencia, -propia de la saga Animatrix- de su propia voz:




ψ DC

miércoles, 2 de mayo de 2018

Entendiendo (y despertando en) el juego



Que es esta vida? Tiene sentido? Cuál es? Que hay mas allá? Diría que esas pueden ser las cuatro preguntas más básicas y existenciales que uno se puede hacerse durante su vida en este mundo.

El ser humano, en este momento de la historia, parece tener dos tipos de respuesta. La de la ciencia (positivista), y la de la espiritualidad (existencial).


Ciencia:

Es producto de la evolución de la materia. Puro azar, miles de millones de años de evolución dieron por resultado esto llamado "vida", en este rincón de esta Galaxia llamada Vía Láctea. Desconocemos si hay en otro lugar del Cosmos.

No, no lo tiene, o sí, la perpetuación de la misma vida en sí. Sin ningún particular.

No se sabe que hay más allá, se cree que nada.


Espiritualidad:

Es un juego en el que encarnamos, con el fin de aprender de las experiencias en este mundo físico.

Si, aprender de los acontecimientos a los que voluntariamente fuimos expuestos. Todo tipo de experiencias que, siempre, involucran a las emociones, para nuestra evolución espiritual o de consciencia.*

Más allá está el mundo espiritual, al cual volvemos una y otra vez luego de cada encarnación, y el cual consideramos nuestro verdadero hogar. Desde él todo lo vivido aquí, en la Tierra, es visto tan sólo como "experiencias" que debíamos atravesar para nuestra propia evolución, y todo el drama terrestre, el cual tan dramática y trágicamente tan a menudo vivimos, pierde su intensidad y es visto tan sólo como parte del juego al que, voluntariamente, accedimos jugar.


*Quizás podríamos agregar, en cuanto a este punto, que el sentido de la vida es el de "despertar" dentro de ella, es decir, no tener que esperar llegar al mundo espiritual, en donde es tan simple verlo, sino -al despertar- verlo aquí, descubrir la "ilusión" del juego acá mismo. Eso es convertirse en un Buda, eso es vivir este sueño llamado vida, despiertos.

ψ DC